La Reserva de Capitalización

La Reserva de Capitalización

Con la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades, se elimina la Deducción por Inversión de Beneficios y la Deducción por Reinversión de Beneficios Extraordinarios y se crea como nuevo incentivo la denominada Reserva de Capitalización.

Todas las sociedades podrán reducirse de la base imponible del impuesto el 10% del importe que destinen a incrementar sus fondos propios. Lo que vendría a ser la no tributación de aquella parte del beneficio que se destine a la constitución de una reserva indisponible.

La reserva de capitalización genera una reducción de la Base Imponible, independientemente de los activos que se financien con los fondos inmovilizados en esta reserva, del momento en que se inviertan e incluso de si la empresa realiza alguna inversión o no, no siendo éste un requisito para la generación de la reducción. Busca premiar la autofinanciación y reducir así la dependencia a la financiación ajena.

Análisis de los requisitos para la dotación de la Reserva de Capitalización:

Ø  Mantenimiento del incremento de los fondos propios: Que el importe del incremento de los fondos propios de la entidad se mantenga durante un plazo de 5 años desde el cierre del período impositivo al que corresponda esta reducción. No se tendrá en cuenta este requisito cuando existan pérdidas.

Ø  Reserva indisponible: se debe dotar una reserva por el importe de la reducción, que deberá figurar en el balance con absoluta separación y título apropiado y será indisponible durante el plazo de cinco años.

Ø  Límite del 10 de la Base Imponible: El derecho a la reducción no podrá superar, en ningún caso, el importe del 10 por ciento de la base imponible antes de la aplicación de esta reducción, a la compensación de Bases Imponibles Negativas de ejercicios anteriores y a la integración de dotaciones por deterioro de los créditos u otros activos derivadas de las posibles insolvencias de los deudores no correspondientes al deterioro de créditos comerciales, dotaciones a sistemas de previsión social, etc.

En caso de insuficiente base imponible para aplicar la reducción, las cantidades pendientes podrán ser objeto de aplicación en los períodos impositivos que finalicen en los 2 años inmediatos y sucesivos al cierre del período impositivo en que se haya generado el derecho a la reducción, con el mismo límite. 

Es compatible con la reserva de nivelación de las Empresas de Reducida Dimensión, por lo que estas empresas podrán aplicar las dos.

Se entenderá que no se produce reducción de los fondos propios, en las siguientes situaciones:

a)    Cuando el socio o accionista ejerza su derecho a separarse de la entidad.

b)    Cuando la reserva se elimine, total o parcialmente, como consecuencia de operaciones a las que resulte de aplicación el régimen fiscal especial establecido en el Capítulo VII del Título VII de esta Ley. (Régimen especial de las fusiones, escisiones, aportaciones de activos, canje de valores y cambio de domicilio social de una Sociedad Europea o una Sociedad Cooperativa Europea de un Estado miembro a otro de la Unión Europea).

c)    Cuando la entidad deba aplicar la referida reserva en virtud de una obligación de carácter legal.

El concepto de incremento de los fondos propios vendrá determinado por la diferencia positiva entre los fondos propios existentes al cierre del ejercicio sin incluir los resultados del mismo, y los fondos propios existentes al inicio del mismo, sin incluir los resultados del ejercicio anterior.

No se computarán entre los fondos propios:

a)     Las aportaciones de los socios.

b)     Las ampliaciones de capital o fondos propios por compensación de créditos.

c)    Las ampliaciones de fondos propios por operaciones con acciones propias o de reestructuración.

d)    Las reservas de carácter legal o estatutario.

e)    Las reservas indisponibles que se doten por aplicación de lo dispuesto en el artículo 105 de esta Ley (reserva de nivelación) y en el artículo 27 de la Ley 19/1994, de 6 de julio, de modificación del Régimen Económico y Fiscal de Canarias.

f)     Los fondos propios que correspondan a una emisión de instrumentos financieros compuestos.

g)    Los fondos propios que se correspondan con variaciones en activos por impuesto diferido derivadas de una disminución o aumento del tipo de gravamen de este Impuesto.

Estas partidas tampoco se tendrán en cuenta para determinar el mantenimiento del incremento de fondos propios en cada período impositivo en que resulte exigible.

El incumplimiento de todos estos requisitos dará lugar a la regularización de las cantidades indebidamente reducidas, así como de los correspondientes intereses de demora.

Rosa Santarrufina

Economista

Fiscontrol Assessors

  • Compartir en:

Comentarios

No hay comentarios.

Envie su comentario

Entrada anterior

Siguiente entrada

Entradas similares

Encuéntranos en

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin

Categorías

Archivos