RESPONSABILIDAD SOLIDARIA DE LOS ADMINISTRADORES DEL ART.367 LSC

RESPONSABILIDAD SOLIDARIA DE LOS ADMINISTRADORES DEL ART.367 LSC

Se trata de la responsabilidad solidaria de los administradores de las obligaciones sociales posteriores al acaecimiento de la causa legal de disolución. Cabe recordar pues, las causas que la LSC establece en su artículo 363, que son las siguientes:

a)      Por el cese en el ejercicio de la actividad o actividades que constituyan el objeto social. En particular, se entenderá que se ha producido el cese tras un periodo de inactividad superior a un año.

b)      Por la conclusión de la empresa que constituya su objeto.

c)       Por la imposibilidad manifiesta de conseguir el fin social.

d)      Por la paralización de los órganos sociales de modo que resulte imposible su funcionamiento.

e)      Por pérdidas que dejen reducido el patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad del capital social, a no ser que éste se aumente o se reduzca en la medida suficiente, y siempre que no sea procedente solicitar la declaración de concurso.

f)       Por reducción del capital social por debajo del mínimo legal, que no sea consecuencia del cumplimiento de una ley.

g)      Porque el valor nominal de las participaciones sociales sin voto o de las acciones sin voto excediera de la mitad del capital social desembolsado y no se restableciera la proporción en el plazo de dos años.

h)      Por cualquier otra causa establecida en los estatutos.

El segundo presupuesto de la acción contenida en el artículo 367 de la LSC, consiste en el incumplimiento por parte de los administradores sociales de los deberes legalmente impuestos en orden a procurar la disolución de la sociedad, deberes que, de conformidad con los preceptos contenido en la Ley, son los siguientes:

-          La obligación de convocar la Junta general a fin de que resuelva lo procedente en torno a la materia de disolución, dentro de los dos meses a contar desde que se produzca la causa de disolución y tengan conocimiento de ello.

-          Instar la disolución judicial cuando subsista la causa de disolución y no se hubiera adoptado acuerdo en ese sentido, o éste hubiera sido contrario, en el plazo de dos meses contados desde la fecha señalada para la celebración de la Junta si ésta no llega a constituirse, o desde la Junta celebrada.

Por lo tanto, para que se dé la responsabilidad solidaria de los administradores por las deudas sociales, por incumplimiento de éstos del deber de convocar junta o instar la disolución social, se exigirá la existencia de la “culpa”, que se presume “iuris tantum”, por lo que solo podrá exonerarse de responsabilidad aquel administrador que justifique suficientemente que ha actuado con la diligencia debida, pese a darse el resultado de falta de disolución social.

Cabe señalar el artículo 237 LSC como posible causa de exoneración del administrador. En dicho artículo se establece la responsabilidad solidaria de todos los miembros del órgano de administración, el administrador demandado podría alegar que no intervino en la adopción y ejecución del acuerdo lesivo, siempre que, además, desconociera la existencia del acuerdo o bien, conociéndolo, hiciera todo lo conveniente para evitar el daño o que, conociéndolo, se opusiera expresamente a aquél.

Si bien es cierto, que dicha exoneración es un tema discutido a día de hoy, Sentencias como la del Supremo de 22 de diciembre de 1999 señaló que podía admitirse la aplicación de la causa de exoneración del artículo 237 LSC (entonces el art.133.2 TRLSA) a supuestos de responsabilidad del art.367 LSC (entonces art.262.5 TRLSA).

Elena Cañellas
Abogada

Fiscontrol Assessors

  • Compartir en:

Comentarios

No hay comentarios.

Envie su comentario

Entrada anterior

Siguiente entrada

Entradas similares

Encuéntranos en

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin

Categorías

Archivos