DEUDAS TRIBUTARIAS INAPLAZABLES (REAL DECRETO LEY 3/2016)

 DEUDAS TRIBUTARIAS INAPLAZABLES (REAL DECRETO LEY 3/2016)

El pasado 2 de diciembre se aprobó el Real Decreto Ley 3/2016 en el que se adoptan medidas en el ámbito tributario, dirigidas a la consolidación de las finanzas públicas y otras medidas urgentes en materia social.

            Una de las novedades, introducidas en dicho Real Decreto, y con mayor repercusión para la mayoría de contribuyentes es la modificación del apartado 2 del artículo 65 de la Ley General Tributaria.

            Dicha modificación elimina la posibilidad de solicitar aplazamiento o fraccionamiento de determinadas obligaciones tributarias, entre otras las correspondientes a:

-          Retenciones e ingresos a cuenta.

-          Los créditos contra la masa en caso de concursos.

-          Las liquidaciones tributarias confirmadas total o parcialmente en virtud de resolución firme cuando previamente hayan sido suspendidas durante la tramitación del correspondiente recurso o reclamación en sede administrativa o durante la tramitación del correspondiente recurso o reclamación en sede administrativa o judicial. (Recurso reposición; Reclamación Económico Administrativa….)

-          Los tributos repercutidos (IVA), salvo que se justifique debidamente que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente pagadas,  dado que el  pago de dichos tributos por el obligado a soportarlos implica la entrada de liquidez en el sujeto que repercute.

-          Las correspondientes a obligaciones tributarias que deba cumplir el obligado a realizar pagos fraccionados en el Impuesto sobre Sociedades.

            Esta modificación también implica a que NO podrá admitirse el pago en especie de la deuda tributaria, en los casos en que las mismas tengan la condición de inaplazables.

            En los últimos ejercicios, debido a la crisis, había aumentado el número de solicitudes de aplazamientos y/o fraccionamientos de deudas tributarias derivadas, entre otras,  de las declaraciones del Impuesto sobre el valor añadido (IVA), siendo la AEAT para la mayoría de obligados tributarios su fuente de financiación. Ahora con dicha modificación, los contribuyentes se verán privados de la posibilidad de solicitar aplazamiento y/o fraccionamiento o serán objeto de inadmisión por parte de la Administración, cuando efectivamente hayan cobrado las cuotas repercutidas, lo que les agravará la liquidez y se verán obligados a volver a recurrir, para financiar sus deudas tributarias, a las diferentes Entidades Financieras pagando por ello los intereses que éstas exijan.

            Esta modificación entrará en vigor a partir del 1 de Enero de 2017, por lo que los aplazamientos y fraccionamientos cuyos procedimientos se hayan iniciado antes, se regirán por la normativa anterior a dicha fecha hasta su conclusión. No obstante para el cierre del ejercicio en curso (2016) las declaraciones que se presentarán en Enero de 2017 ya se verán afectadas.

 Bárbara Tomás

 Fiscontrol Assessors

  • Compartir en:

Comentarios

No hay comentarios.

Envie su comentario

Entrada anterior

Siguiente entrada

Entradas similares

Encuéntranos en

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin

Categorías

Archivos