TRATAMIENTO CONTABLE EN LAS CRIPTOMONEDAS O MONEDAS VIRTUALES

TRATAMIENTO CONTABLE EN LAS CRIPTOMONEDAS O MONEDAS VIRTUALES

Blockchain es un protocolo de intercambio de valor en red sin mediación de intermediarios.

La aplicación más conocida de Blockchain son las criptomonedas o monedas virtuales.

Puesto que las monedas virtuales llevan a cabo funciones  económicas, ya sea como refugio de valor, ya como medio de pago, las operaciones que se realicen con ellas tendrán consecuencias fiscales y, sin embargo, hasta ahora ningún país del mundo ha dispuesto un régimen fiscal específico para las monedas digitales. En su ausencia, hemos de aplicar las reglas generales, aunque las dificultades para encajarlas en las categorías tradicionales, sea como activos financieros o como moneda de curso legal, causan inseguridad jurídica.

La tarea sería mucho más sencilla si existiera un consenso, hoy ausente, sobre la naturaleza económica y la calificación contable de las criptomonedas. Dado que surgen como alternativa a los medios de pago tradicionales, la primera inclinación es considerarlas como moneda, pero sus características son bien diferentes, pues son de aceptación voluntaria (puesto que no son de curso legal nadie está obligado a recibirlas como medio de pago), su circulación es muy limitada, y padecen una gran volatilidad, con oscilaciones de valor muy pronunciadas, lo que impide considerarlas refugio de valor ni unidad de cuenta estable.

La mayoría de los países que han publicado instrucciones sobre las criptomonedas han optado por el tratamiento como activos y no como medios de pago. Estos países sostienen que, a pesar de que la moneda virtual funcione en algunos entornos como moneda real, utilizada y aceptada habitualmente como medio de pago, no ostenta la naturaleza de dinero de curso legal en ninguna jurisdicción y por tanto no puede ser una divisa.

La calificación de la criptomoneda como un elemento del activo, mayoritaria a efectos del IRPF, comporta ciertas consecuencias, entre otras:

-          Los salarios satisfechos en moneda virtual constituyen retribución en especie para el empleado, y como tal, estarán sometidos a retención.

-          Las contraprestaciones recibidas por empresarios o profesionales en moneda virtual constituyen ingresos de su actividad económica y se valorarán a valor razonable expresado en moneda de curso legal en la fecha en que se reciben.

-          En el impuesto sobre el patrimonio, los activos virtuales se integrarán en la base imponible por su precio de mercado determinado a la fecha del devengo del impuesto.

-          Las disposiciones de moneda virtual generarán plusvalías o minusvalías para sus tenedores de acuerdo con las reglas aplicables a otros activos.

Blockchain está en su infancia, y como ocurre con cualquier tecnología nueva, el espectro completo de sus usos y abusos por ahora solo puede esbozarse. La pregunta no es si la tecnología en sí misma es buena, sino como se aplicará, con qué objetivos y con qué garantías.

Clara Gelabert

Asesora Fiscal

Fiscontrol Assessors

  • Compartir en:

Comentarios

No hay comentarios.

Envie su comentario

Entrada anterior

Siguiente entrada

Entradas similares

Encuéntranos en

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin

Categorías

Archivos